Etimológicamente la palabra proviene del prefijo “des” – inverso de una acción, y tóxico (del griego toxikon – veneno), y significa remover fisiológicamente una sustancia tóxica o no deseada de un organismo vivo mediante la descontaminación, el uso de antídotos, o mediante técnicas como lavado gástrico y la diálisis. Esto es para contrarrestar o prevenir los daños que pueda ocasionar en la funcionalidad de los sistemas vitales. Esta acción es realizada principalmente por el hígado, quien se encarga de purificar el cuerpo de diferentes substancias nocivas. Sin embargo, la desintoxicación también se refiere a cierto periodo de abstinencia por el consumo de drogas, en el que una persona sufre un síndrome que le hace sentir la necesidad imperativa de regresar a ellas.  

En los centros de rehabilitación se considera como muy importante la primera fase de la desintoxicación, debido a que los especialistas deben vigilar muy estrechamente a los pacientes para evitar recaídas. Esto se logra mediante diversas técnicas, terapias y medicamentos, con el objetivo de ayudar al paciente adicto a sobrellevar las crisis de abstinencia de la primera fase. Una vez desechada la mayor parte de las toxinas y sustancias nocivas del cuerpo, una dieta balanceada y saludable, así como la práctica de algún ejercicio, ayudarán al paciente en su recorrido por la rehabilitación.   

Si quieres conocer más acerca de este tema, envíanos un correo electrónico: nueva_identidad_ac@yahoo.com.mx