Etimológicamente la palabra proviene del prefijo “des” – inverso de una acción, y tóxico (del griego toxikon – veneno), y significa remover fisiológicamente una sustancia tóxica o no deseada de un organismo vivo mediante la descontaminación, el uso de antídotos, o mediante técnicas como lavado ...